COMUNICADO: «LA POLICÍA FORAL, EL CUENTO DE NUNCA ACABAR»